TU FUTURO ES AHORA

Breaking

martes, 8 de enero de 2019

Vendió su casa para emprender y hoy compite por un millón de dólares para quitarle la sed al mundo.


Cada quien tiene su propia locura, la de Leonardo Rico fue vender su casa y dejar un trabajo bien pagado con las mejores prestaciones para poder emprender su negocio en el 2012. Ahora trabaja el triple que antes y no recibe aguinaldo o algún beneficio laboral. Pero le gusta lo que hace. 

Leonardo era gerente de sistemas en una escuela privada. Por mucho tiempo tuvo la intención de crear una empresa, sin embargo, no tenía una idea bien definida. 


En su empleo ya llevaba tres años con horarios bastante complicados que hacían que estuviera casi todo el día en la oficina. Hasta que llegó el momento en el que quiso un cambio y retomó un proyecto familiar.

Se trata de Lluvia Sólida, uno de los cinco proyectos mexicanos que competirán este 10 de enero para asistir a la final global de Chivas Venture 2019 en Ámsterdam. Cada año, Chivas Venture reparte un millón de dólares a las startups más importantes en todo el mundo que influyen de manera positiva en el entorno social, ambiental y cultural.  

Lluvia Sólida es un producto parecido físicamente al azúcar. Es agua almacenada en pequeñas esferas en forma de gel que pueden utilizarse en épocas de sequía. Tienen una vida útil de ocho a diez años.  

“Es un sistema de riego que permite mantener hidratadas las raíces de cualquier tipo de planta, árbol, jardín, maceta, cultivo, hidroponia, hortaliza, azotea verde y más. Aunque no llueva, no tengas agua o no puedas regar tus plantas no se secan”, explica Leonardo Rico, CEO de Lluvia Sólida.  

Así que después de nueve años de trabajo como gerente de sistemas, Leonardo renunció, vendió su casa y le apostó todo al proyecto que comenzó su padre, quien ahora ya no está en el negocio. 

Lo más difícil para este emprendedor ha sido tratar de cambiar la forma de pensar y trabajar de las personas, pues Lluvia Sólida es una innovación –afirma-. “La resistencia a lo nuevo es el reto”.

Lluvia Sólida es un polímero biodegradable que lo mandan a hacer fuera de México buscando una mayor calidad. Las oficinas, el centro de operaciones y el almacén se ubican en la ciudad de Querétaro. 

Sus tres metas y errores cometidos


En este momento Lluvia Sólida se encuentra en un proceso de crecimiento donde cada vez más personas los están conociendo. “Mi primer paso es crecer y consolidarnos, pero de forma ordenada”.  

Los otros dos propósitos son estar el top de nuevos sistemas de riego. Llegar a la gente que quiere ahorrar agua; así como seguir expandiéndose a otros países que están interesados en lo que hacen. Actualmente, comercializan su producto en Bolivia, Costa de Marfil, Ecuador, Guatemala, India, Perú y Sudáfrica. Están en pruebas en Arabia Saudí. 

El primer fracaso o error de Leonardo fue no haber hecho una segmentación de mercado. A los productores de la ciudad o de los pueblos les decía lo mismo o les quería vender igual. Otra decepción le sucedió cuando por el afán de darse a conocer empezó a entrar a muchas expos. Prácticamente, estaba en una exposición por mes. Él asegura que perdió tiempo y dinero; y que no le convino.   

Lamentablemente también le pasó que al trabajar un proyecto con una constructora importante en México no le pagó. “No negocié bien ni pedí anticipo por mi afán de quedar bien. Debí poner ciertas condiciones. Intentar ser iguales. No por ser pequeños tienes que dar demasiadas concesiones”. 

Asimismo, reconoce que tuvo fallas en la exportación. En una ocasión Leonardo mandó producto a Brasil y Chile y se lo regresaron porque se hizo mal el proceso de exportación. Ahora ha aprendido y ya no ha vuelto a pasar.  

Estos son los tres mejores consejos de Leonardo Rico, fundador de Lluvia Sólida, que si resulta ganador de Chivas Venture 2019 irá a Ámsterdam a la final mundial para concursar por el millón de dólares.  

1. Sé humilde y escucha el sabio consejo  


Puedes tener un súper proyecto o una buena idea y “meter cañón las cuatro patas”, expresa Leonardo. Ten la humildad de reconocerlo y decir: “sí me equivoqué”. Levántate, sacúdete, ve qué fue lo que pasó y empieza de nuevo. Escucha a la gente que pueda darte un buen consejo para hacer crecer tu proyecto.  


2. Necea mucho, mucho, mucho 


Ser perseverante. No darse por vencido y ver que el camino del emprendimiento es una carrera de larga distancia más que una carrera de velocidad. Leonardo práctica triatlón y entrena muchas horas.  Eso le ayuda a ver las cosas en una perspectiva de largo plazo donde va a haber días muy malos, pero tienes que aguantar y buscar los días buenos.  



3. Aprende a adaptarte



Al principio, este emprendedor se enfocaba mucho solamente en vender en el campo. Luego, vio que también en la ciudad podía hacer un buen negocio y generar impacto. “Adapta tu forma de cómo hacer ventas o la manera en cómo realizas la presentación del producto. Ahora muchos de nuestros clientes son de ciudades”. 

Post Top Ad

Páginas