TU FUTURO ES AHORA

Breaking

domingo, 21 de octubre de 2018

Por que la pobreza es mas un estado mental que otra cosa


Antes de llegar al punto de este blog
debemos saber que este es un problema de muchísima relevancia en el mundo y que no se puede dejar pasar por desapercibido ya que es un problema que acoge cada rincón del planeta y vale recordar que la mayor arma para acabar con este problemática mundial  se basa en la arma mas letal que es la educación.


La educacion no cambia el mundo, Cambia alas personas que van a cambiar el mundo
-Paulo Freire-



Durante una entrevista, el secretario de Vivienda de EE.UU. expresó que la pobreza es un estado mental y que los padres deben enseñarle a los hijos a tener una mentalidad ganadora para poder obtener todo. 



El secretario de Vivienda de Estados Unidos (EE.UU.), Ben Carson, aseguró este viernes que la pobreza es un estado mental que los niños heredan de sus padres.

Durante una entrevista, Carson expresó que los padres deben enseñarle a sus hijos a tener una mentalidad correcta y ganadora.
"Si a alguien con la mentalidad equivocada se le da todo, encontrará la manera de echarlo todo al fondo, mientras que alguien con la mentalidad correcta se le quita todo y estoy seguro que dentro de un rato volverá con todo", apuntó el secretario.

Carson, quien creció en la pobreza, desde que ha ejercido su cargo en la secretaría de Vivienda no ha abogado por la asistencia gubernamental para los pobres, sino que critica tales programas por "mantener a la gente en el estado de pobreza". 




¿Piensas en todas aquellas personas que no pueden hacer frente a los gastos de una casa? ¿Piensas en aquellas madres que rebuscan las ofertas en dos, tres o cuatro supermercados diferentes para poder estirar el escaso presupuesto que tienen destinado a comida? ¿Piensas en aquellos niños que hace meses que no prueban nada más que no sea comida básica y económica? ¿Piensas en los jóvenes cualificados que están trabajando en una universidad investigando 12 o 14 horas diarias cobrando un sueldo que no les permite vivir? ¿Piensas en los miles de autónomos que están trabajando sin cobrar desde hace meses? ¿Piensas en aquellas personas que no cobran lo suficiente como para hacer frente a los gastos necesarios para sobrevivir?

Ciertamente estos perfiles y muchos más existen entre nosotros, en nuestra ciudad, en nuestro barrio o en nuestro pueblo.

Te propongo una segunda pregunta. ¿Qué emociones debe sentir una persona en situación de pobreza? Permíteme que te de algunas ideas. Yo asocio la pobreza en cualquiera de sus formas a desesperación, frustración, rabia, ira, indignación, sufrimiento, dolor, depresión, desesperación, desesperanza, tristeza, pesimismo, abatimiento, infelicidad, aflicción, pena, miseria, melancolía, desilusión, disgusto, consternación, culpabilidad, vergüenza, pesadumbre, remordimiento, aislamiento, abandono, soledad, nostalgia, derrota, abatimiento, inseguridad, humillación, autocompasión, miedo, horror, pánico, ansiedad, nervios, tensión, malestar, preocupación, angustia, culpa, decepción, desaliento, desconsuelo, odio, furia, cólera, hostilidad, amargura, rencor, sentimiento de venganza, antipatía, resentimiento, revulsión, desprecio, envidia, celos, tormento, agonía, abatimiento…

¿Se te ocurre alguna más?

La pobreza es un problema muy grave por varios motivos. En primer lugar porque no te permite progresar, crecer y ni tan solo vivir tranquilo y en paz. Cada día es un infierno esperando poder tener un ingreso económico, esperando que no te corten los suministros impagados, escogiendo en que te gastas el poco dinero que tienes, lidiando con el hambre y el frío de tus seres queridos, esquivando a los acreedores, anticipando un futuro oscuro y negativo.



Pero en segundo lugar, y en mi opinión más importante, la pobreza puede determinar tu configuración mental en tu futuro y en el de las personas que te rodean. La carencia genera sufrimiento. El sufrimiento genera estrés y depresión. El estrés es la llave que abre la caja de pandora de todo tipo de enfermedades psiquiátricas, auto inmunes o reactivas. Bajo el influjo de la carencia, el estrés y la enfermedad la relación con tus congéneres y con tu descendencia se complica, por lo que estamos traspasando los efectos de la pobreza a una generación más. Tu círculo social te etiqueta y te expulsa, cambias tus hábitos, cambias de lugar de residencia a un lugar donde posiblemente te rodee más pobreza y entras en un círculo tóxico del que es tremenda mente complicado salir y recuperarte.

No es lo mismo ser pobre que estar en una situación de pobreza. Algunas de las reglas del juego de la vida nos conducen a una situación de pobreza. Si revisáramos el precio de los suministros energéticos, de la vivienda, la concentración de las oportunidades laborales en las ciudades, los márgenes de beneficio de las empresas, la fuga de capital en actos de fraude, corrupción, robo y estafa, los costes de la ineficacia profesional y administrativa o la codicia desenfrenada podríamos tener un reparto más justo de la riqueza.

Pero lo peor de todo, lo que debemos evitar a toda costa, lo que exige de nosotros una tolerancia cero, es que una persona en una situación de pobreza termine convirtiéndose en una persona pobre. 

Si te gusto esta información no olvides compartir en tus redes sociales y amigos y nos dejes tu punto de vista sobre este tema

EXITOS


Post Top Ad

Páginas